Fernando Noy

Fernando Noy nació en San Antonio Oeste – Provincia de Río Negro en 1.951 y actualmente reside en Buenos Aires.-
Es una de las personalidades más originales e inclasificables de la cultura argentina. Legendario protagonista del under porteño poeta de culto, performer, actor, letrista, dramaturgo, periodista y traductor, escritor prolífico.
Poemas de sus siete libros de poesía figuran en antologías de varios países en diversos idiomas.
Escribió la biografía oficial de Batato Barea “Turo por Batato”, Publicó Sofoco (Cuentos eróticos) Publicó SOFOCO cuentos eróticos (Mansalva) La noche más ausente (Eloisa Cartonerta ) Historias del Under (Resrvoir book) Peregrinaciones Profanas (Sudamericana)
Tradujo «El Corazón Disparado» de la gran poeta brasileña Adélia Prado.
Es miembro de Argentores – Sadaic- entre otras instituciones.
Publicó El poder de nombrar (Ediciones la lámpara errante, 1977)
Dentellada (Ediciones Último Reinc, 1979)
La orquesta invisible (Ediciones Aurelia Rivera 1983)
Hebra incompleta (Ediciones Sigwald 1985)
Piedra en flor (Ediciones del paraíso, 1990)
Ensayo “Historias del Under” (Reservoir Books – Colección – Editorial Mondadori, 2017)


VENDAVAL

Oigo al viento perdido en el tiempo
Adonde irá con su prisa tan lejos
Si lograra transformarme en aire
y seguirlo en sus pulcros cortejos
Veo al viento
El
Que a toda hora
Con antiguo gemido se acerca
A la noche cuando ya el cansancio
Brota perlas que caen de mi frente
Estas joyas de sudor ardiente
que arrebata con fresco egoísmo
Veo al viento esconderlas en cofres
Y arrojarlas por tu piel de abismo
Será el viento
O tal vez…
Yo mismo ?.


ASEDIO

Dicen que nieva
para delicia del puente
Así en invierno
Vuelve un perdido barco
Y lo acosamos
Intacto va con su velamen de gestos
Ante el gran epitafio
Aquí viaja la inútil ansiedad
de toda gloria
Asedio asesinos
En risas de sonajero
Celofán explotado
Sobre el propio oído
Cuenco de barro codido
Además cualquier piedra
Vaso de vidrio no puedo
No quiero.
Está el río.


LO QUE NO CESA

Mi madre
la lluvia
ha muerto
O debiera decir simplemente que cesó de llover
Mi padre
el bosque
agoniza
O mejor escribir que ha llegado otro otoño
Mi amor en la niebla se viste de oro y llamas
O debiera callar que ha llegado la luz
La luz
siempre desnuda
es la que engarza.


PRIMICIA

Ya no compro revistas
leo las ventanilas
Constelación de bienvenidas
Carteles plenos de oferta
en estaciones ignotas
con mi velocidad pupilar
a prueba de paisajes
Leo tardes topacio en el regreso
cual espinas de Van Gogh
Tuteo a los arbustos
saludando sus ramas
que tapian
llagas de distáncia
No se cansan mis ojos
de leer y leer
hasta llegar a destino
Ni me distrae oir en el pasillo
frases indignas
de haber sido escuchadas
Me vuelvo el propio tren
sólo en fuga de si mismo
sin ninguna frontera
ni destino posible
desde la vejez a la infancia
o
al revés.


Si querés bajar más material de Fernando Noy
> Descargar